sábado, 24 de febrero de 2018

PELIGROSAMENTE RIDICULOS













PELIGROSAMENTE  RIDÍCULOS/AS.



¿Somos el país más ridículo del mundo? Tal vez esté exagerando. Tal vez no seamos el país más ridículo. En realidad, aceptaría un segundo o tercer puesto.



Vayamos a la cuestión. Recuerdo, hace ya bastante tiempo, que el que fuera presidente del País Vasco, Ibarretxe, dijo, dirigiéndose a la gente: ‘Vascos y vascas’. Con el tiempo, esto ha ido hinchándose, como sucede con las picaduras de avispa.



Una vez abierto el melón, hemos pasado a ‘catalanes y catalanas’. También tienen un hecho diferencial y mejor que el de los demás mortales. Debían estar en cabeza. Luego vino lo de ‘miembros y miembras’’, de Bibiana Aído (socialista), en una comisión del Congreso en 2008. Con gran felicidad de las feministas y progresistas de toda clase y condición. Para no ser menos que las socialistas y los socialistos, la diputada Irene Montero de Podemos, ha hablado, en el Parlamento, de ‘portavoces y portavozas’. 


El progresismo se opone a que el Ministro Luis de Guindos sea candidato a Vicepresidente del Banco central europeo. Por ser hombre. Si al menos se llamara Luisa...


 Es sólo el principio. No debemos quedarnos a medio camino en esta lucha por la igualdad real entre hombres y mujeres. Todos estos acontecimientos han sido adecuadamente informados por los periodistos y las periodistas.



Hay que replantearlo todo, porque, como dijo la diputada podemita, ‘hay que ‘visibilizar a las mujeres’. Como usted sabe, las mujeres ahora no están visibilizadas. Ya me parecía a mí. No veía mujeres en las calles, ni en el ascensor, y me sonaba raro. Pero debían estar ahí. Resulta que no estaban visibilizadas.  Esto se va a arreglar.



Empecemos por el principio. Un diputado o diputada, sale de su casa por la mañana, convenientemente vestido/vestida y, supongamos, que coge un taxi. La taxista, o el taxisto, se dirigen raudos al Parlamento. Es dudoso que tengamos que masculinizar el Parlamento tan rápidamente. Sugiero que se pueda utilizar tanto Parlamento, como Parlamenta. Hay que romper moldes. Son herencias machistas intolerables.



Pero no. Lo he pensado mejor. No podemos seguir la inercia impuesta por el patriarcado autoritario. Debemos ser valientes/valientas y realizar un corte epìstemológico (parezco althuseriano), pasando sin miramientos de ‘Parlamento’ a ‘Parlamenta’.  Ejemplo. ‘Sus Señorías y Sus Señoríos han tenido una intensa discusión parlamentaria en la Parlamenta.’ Queda redondo y no es machista.



Llegados a este punto, o punta, deberíamos preguntarnos por la utilidad de las tareas parlamentarias. Utilidad desde el punto de vista de los intereses de los ciudadanos. No desde el punto de vista de los intereses- de diverso tipo o tipa- de los propios parlamentarios y parlamentarias.


Por ejemplo. Recientemente se ha prohibido que unas mujeres, llamadas ‘grid girls’, sigan haciendo su trabajo en carreras de motos y coches. Con una sombrilla al lado de los pilotos. Resulta que es oprobioso para la mujer. Las directamente interesadas no están de acuerdo. Pero no les ha servido. Los políticos/políticas les quieren hacer más igualas y felizas. A la fuerza si hace falta. ¿Por qué? Están alienadas.


Si en vez de ‘grid girls’ pusieran ‘grid boys’ ¿pasaría algo? Nada de nada. Resulta que este trabajo es oprobioso para las mujeres- aunque las afectadas lo nieguen- pero no lo sería para los hombres. ¿Por qué? Los/las progres deberían explicarlo.Yo me lo sé.

  
Lo que nos invita a plantearnos si la democracia consiste en este sinvivir igualitario, incluso en contra de los directamente afectados. Pensaba que la democracia era otra cosa. Nos podemos preguntar si vivimos en una sociedad tan perfecta que podemos dedicar el tiempo a discutir si los participantes de una comisión son ‘miembros’ y ‘miembras’.
Bibiana Aído dixit, ahora asesora en Onu-Mujeres. 6.000 euros netos al mes.

Ahora escuchemos a la Real Academia Española:

‘Este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho a voto.

La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto: El desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad. La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos.’


¿Cuáles son estas razones extralingüísticas?  Las feministas radicales- no las que defienden la igualdad jurídico-política entre hombres y mujeres- afirman que la opresión de la mujer no puede eliminarse reformando las leyes, en el sentido de igualar derechos y obligaciones, en hombres y mujeres. Sólo la construcción de una contracultura feminista, diferente y contraria a la masculina, permitirá alcanzar la auténtica liberación de la mujer. Lo que implica, además, la separación- al menos de hecho- entre hombres y mujeres.


 Porque serán dos mundos diferentes y enfrentados.
Y esta historia ha sido ‘comprada’ por los partidos de progreso. Aunque sea con matices. De seguir así, dificultaremos- o envenenaremos- la relación hombre/mujer. Ya se notan- especialmente en USA, y después del movimiento ‘Me-Too’, comportamientos masculinos que rechazan estar a solas con mujeres. No por discriminación sino por precaución.


Son las mujeres que protestaban- justificadamente- por el acoso sexual, y porque-en el mundo del cine- los hombres ganan más. Dicho así no es cierto. Pero callaron que en el mundo de la moda, las modelos femeninas ganan trece veces más que los modelos masculinos.


 Las leyes ‘progresistas’, como las que ya tenemos en España, que eliminan la presunción de inocencia para los hombres (Ley de Violencia de Género), empujan a los hombres a ser muy prudentes- y desconfiados- en sus relaciones con las mujeres. Porque su sola palabra basta para encarcelar a un hombre. Lo llaman igualdad en democracia progresista.


(Sebastián Urbina/ElMundoBaleares/23/2/2018.)



BIENVENIDO EL SEGUIDOR 141

BIENVENIDO EL SEGUIDOR Nº 141.


 

CONTRA LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA

 (Si lo desea, vaya a 'La Gaceta' y podrá firmar contra la 'Ley de Memoria Histórica'.)








La Gaceta mantiene su campaña de recogida de firmas contra la nueva ley de Memoria Histórica del Partido Socialista, que supone un paso más en la liquidación de las libertades individuales y la división de los españoles.

(La Gaceta) 



 ¿LEY DE MEMORIA O SED DE VENGANZA?


Dados sus borrascosos horizontes electorales, refrescan los socialistas su recurso favorito: el guerracivilismo. Pues con la modificación de la Ley de Memoria Histórica de 2007 pretenden disputar a un Podemos en bajamar los votos de la izquierda más malintencionada, ésa que se mueve a golpe de vísceras. En una España con un paro insoportable y un golpe de Estado encima de la mesa, lo urgente es reactivar la malhadada ocurrencia del venenoso ZP para volver a enfrentar a los españoles ochenta años después.
Ya en la exposición de motivos se desvela el fraude totalitario: "La historia no puede construirse desde el olvido de los débiles y el silenciamiento de los vencidos", clama el texto. Pero de lo que aquí se trata es, precisamente, del silenciamiento de los vencedores. Y también menciona el deseo de hacer un "esfuerzo reparador a favor de quienes comprometieron su vida y su libertad en la lucha por la democracia y las libertades", y entre ellos menciona expresamente a los brigadistas internacionales, chiste digno de los hermanos Marx.
Como argumento de autoridad, esta exposición de motivos apela a la de su antecesora, en la que se afirmaba con rotundidad: "Nadie puede sentirse legitimado, como ocurrió en el pasado, para utilizar la violencia y establecer regímenes totalitarios contrarios a la libertad y la dignidad de todos los ciudadanos". Estamos de acuerdo. Pero ¿se estaría refiriendo, por ventura, a lo que hizo el PSOE en 1934?
El proyecto socialista propone declarar el 31 de octubre, fecha en la que se aprobó la Constitución en el Parlamento, día de recuerdo y homenaje a las víctimas del golpe militar y la dictadura. Es decir, proclama que la Constitución de 1978 es la plasmación política de la venganza sobre los vencedores del 39. ¿Ignoran nuestros desmemoriados socialistas que dicha Constitución está fundamentada precisamente en lo contrario, en la ausencia de victorias y derrotas y en la reconciliación de todos los españoles de todas las opciones políticas?
Más adelante proclama el "derecho inalienable de cada pueblo a conocer la verdad acerca de los acontecimientos sucedidos en el pasado en relación con la perpetración de crímenes aberrantes". ¿Y la mejor manera de conseguirlo es que el Estado establezca unilateralmente esa verdad? Verdad que, como se señala, será incluida en los programas educativos de todos los niveles, incluida, naturalmente, la formación de los profesores.
Para construir esa verdad, los socialistas desean la creación de la "Comisión de la Verdad". ¿Cabe algo más totalitario, más despótico, más asfixiante? ¿Cómo se articula semejante aberración soviética en un régimen democrático como el español? La realidad siempre supera a la ficción: si Orwell hubiera conocido al PSOE, no habría tenido que inventar nada para su 1984.
Detalle muy revelador es el de que "el lapso temporal del trabajo de la Comisión de la Verdad abarcará el periodo histórico que se inicia con el comienzo de la Guerra Civil Española en julio de 1936 y termina con la aprobación de la Constitución española el 6 de diciembre de 1978". Es decir, lo que sucedió entre el 14 de abril de 1931 y el 18 de julio de 1936 no tiene importancia: ni el caos, ni la desaparición del Estado, ni los tres mil muertos por violencia política, ni los muchos miles de heridos, ni los infinitos atentados, huelgas, saqueos, incendios, destrucciones, palizas, detenciones arbitrarias, robos, asaltos y todo tipo de desmanes ocurridos durante aquel régimen homologable a cualquier otro régimen democrático. Nada de eso cuenta. Lo único que cuenta es que una mañana de julio Franco y los demás, odiando como odiaban tanta libertad y tanta democracia, decidieron dar un golpe de Estado para pasar el rato.
Otra prueba de que no se trata de sembrar la concordia sino de bendecir maniqueamente el bando republicano y maldecir el nacional es el artículo 28-1, en el que se prohíbe "la exhibición de simbología de exaltación de la Guerra Civil y Dictadura en cementerios públicos", pero nada se dice de los muchos monumentos que en dichos cementerios exaltan el bando contrario. Y se instalarán placas explicativas en los llamados "lugares de Memoria", es decir, allí donde el bando nacional hubiera cometido "crímenes de lesa Humanidad o contrarios a los Derechos Humanos". Todo ello, claro está, tras cuarenta años de minuciosa eliminación de todo recuerdo de los crímenes cometidos por los republicanos.
Uno de los aspectos más preocupantes de la propuesta es que serán declaradas ilegales las asociaciones que realicen apología del franquismo, el fascismo y el nazismo. En primer lugar, ¿qué pintan aquí el fascismo y el nazismo? Y en segundo, ¿por qué no se incluyen otras ideologías que llevan sobre sus espaldas muchos millones de muertos, como el socialismo y el comunismo? ¿De ésas sí se puede hacer apología? Si alguien menciona, por ejemplo, la violencia insostenible de 1936 o el desarrollo económico experimentado por España durante el régimen franquista, ¿estará enalteciéndolo y habrá de dar con sus huesos en la cárcel de seis meses a dos años? Y si encima se le ocurre pronunciar tan tremendas palabras en un aula, ¿habrá que añadirle la inhabilitación de tres a diez años? ¿Dónde quedan la libertad de expresión y la de cátedra? Es decir, ¿dónde queda la Constitución de 1978? Y, por si fuera poco, los tribunales de la nueva Inquisición socialista ordenarán la destrucción, borrado o inutilización de los libros pecaminosos. Y de las páginas de internet en caso de que el contenido hubiera sido colgado en el ciberespacio. La dictadura total.
Uno de los argumentos esenciales en defensa de esta sinrazón es la equiparación del régimen franquista con los de Hitler y Mussolini, de lo que se infiere el envío de aquél al Averno en compañía de estos últimos. Interminables discusiones ideológicas aparte, la damnatio memoriae de Hitler y Mussolini se decretó, por parte de los vencedores extranjeros, en el mismo momento en el que perdieron su guerra; y en España se pretende lo mismo, por parte de un régimen democrático español sin vencedores ni vencidos, ochenta años después de que Franco ganara la suya. Premio para el que encuentre las cuatro diferencias.
Pero de nada valen los argumentos, pues los aplicantes de la Ley de Memoria Histórica, en todos los niveles gubernativos y administrativos, se caracterizan por su fétida mezcla de ignorancia, incapacidad, fanatismo y resentimiento. El que suscribe sabe bien de lo que habla: los ha sufrido en primera persona en la comisión del Ayuntamiento de Santander para el cambio de nombres de las calles, comisión que abandonó tras la segunda reunión dada la delicadeza de su estómago.
Finalmente, la propuesta socialista proclama, con inalcanzable hipocresía, su interés en "adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos". Pero, muy al contrario, lo que se consigue con toda esta agitación del odio por motivos electoralistas es que quien, como el que suscribe, no es ni franquista, ni falangista, ni carlista por los mismos motivos por los que no es ni alfonsino, ni jaimista, ni isabelino, ni cristino, ni fernandino, ni austracista, ni borbónico, ni isabeliano, ni beltranejista, ni rodriguista, ni witizano, ni leovigildista ni hermenegildista, proclame solemnemente su satisfacción con efectos retroactivos por la victoria de Franco sobre la barbarie, el caos y la peste bolchevique de la Segunda República, victoria que salvó a España para la civilización y dio origen al régimen que, con todas sus virtudes y todos sus defectos, construyó el bienestar y el progreso que hicieron posible la llegada pacífica y consensuada del actual.

(Jesús Laínz/ld.)

CONSOLADORES Y MUÑECAS HINCHABLES



 (Una famosa ante un dilema ético. Si usted creía que solamente los hombres degenerados- o sea, los hombres- utilizaban muñecas hinchables, robots eróticos y visitas- de cortesía, of course- a las putas profesionales, se equivoca.

Algunas mujeres- espero que decir esto no sea delito de leso machismo agravado- utilizan esos aparatitos tan cucos, llamados consoladores. Algunos cuestan 17.000 euros. Deben hacer maravillas.También hay vibradores. Pero esto no es algo degenerado, a diferencia de los hombres. Es lo más natural del mundo. No tenga la mente sucia, asqueroso homínido.

PD. Atención, en pocas décadas los/las replicantes estarán muy cerca de nosotros/nosotras. Ellos y ellas. Veremos lo que sucede.

PD. En la foto de abajo un consolador inventado en Holanda por el módico precio de 10.000 euros.Está claro. Los hombres son prescindibles.







 (Consoladores y muñecas hinchables.)

24 febrero, 2018 01:42

3:20 de la madrugada, calle Escudellers (Barcelona). Un hombre está plantado en la puerta de Love Stop, la tienda erótica más exclusiva de Barcelona. Está cerrada, pero el hombre piensa entrar. Sabe lo que quiere.

Dentro está el consolador que David Beckham le regaló a Victoria. El mismo que Jay-Z le regaló a Beyoncé.


  El juguete sexual de las famosas. El consolador de las estrellas, Un vibrador de oro macizo que se llama Inez y que está valorado en 17.000 euros. Él lo quiere, pero no piensa pagar un céntimo.

(David López Frias/El Español.)